Alma en Pena inaugura su primera tienda

| 3 abril, 2017 | Comentario

El pasado 30 de marzo, Alma en Pena inauguró su primera tienda propia. El lugar escogido para esta presentación fue el popular barrio de Chueca en Madrid, concretamente en el número 29 de la calle Augusto Figueroa. A su apertura al público acudieron distintas personalidades del mundo de la moda y la farándula, como Esperanza Moya, Elena Furiase y Virginia Troconis, así como numerosos amigos y adeptos de esta marca española.

Con una cuidada decoración de reminiscencias orientales y destacando las sellas de identidad de la marca (mucha pedrería y brillos), la primera y única tienda por el momento de Alma en Pena abrió sus puertas al público presentando su última colección primavera-verano 2017. Para esta temporada, la firma se ha inspirado en La Habana: colores tropicales, materiales naturales, delicada pedrería y suaves texturas en ante y yute.

Alma en Pena
Alma en Pena nació en el año 2006 como un proyecto pequeño y sin pretensiones que con el tiempo se ha convertido en una empresa consolidada  en nuestro país, fácilmente reconocible y con presencia en todo el mundo. Actualmente, cuenta con una importante red de distribución y sus zapatos pueden encontrarse en más de 5.000 puntos de venta repartidos en países como Italia, Francia, Grecia o Reino Unido, así como Estados Unidos, Japón y Oriente Medio, entre otros. En el año 2015, Alma en Pena puso en marcha un ambicioso plan estratégico para introducirse en el mercado chino a través de un socio local. Gracias a esta colaboración, la marca está presente en 12 puntos de venta en China y espera que en los próximos cinco años esta cifra se multiplique alcanzando los 40 establecimientos.

De cara al presente año, la marca espera aumentar la facturación del pasado año entre un 20 y un 30 por ciento. Por el momento, la próxima temporada de verano ya se ha registrado un aumento del 30 por ciento respecto al mismo período de 2016.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

oshoe