«Si los aranceles se aprueban, el calzado español en los EE. UU. se podría encarecer un 1.000%»: Matt Priest, presidente de FDRA

| 4 mayo, 2021 | Comentario

La amenaza estadounidense de aumentar los aranceles al calzado procedentes de países europeos como España, Italia o Reino Unido no solo han causado alerta en este lado del océano Atlántico. En los Estados Unidos la posibilidad de que se incrementen los gravámenes sobre la importación también ha provocado que surja una fuerte oposición por parte de los comercios y distribuidores de calzado.

Para evitar que se cumpla este aumento arancelario como represalia por la imposición en algunos países europeos de la conocida como Tasa Google, algunas asociaciones como la Asociación de Distribuidores y Minoristas de Calzado de América (FDRA, en inglés) están elevando sus quejas a la administración estadounidense como parte de un proceso de alegaciones para conocer las previsibles repercusiones de este tipo de medidas.

El texto remitido a la audiencia que tramita estas alegaciones insta «encarecidamente a la administración a que elimine el calzado de la lista de productos que pueden estar sujetos a aranceles en represalia por los impuestos a los servicios digitales, como se propone actualmente para el calzado de Italia, España y el Reino Unido». «Los nuevos aranceles supondrían un daño inmediato y duradero para las empresas de calzado de EE. UU., sus trabajadores y sus consumidores. Dado el tipo de calzado producido en estos países y la incapacidad de cambiar fácilmente las cadenas de suministro, este daño sería difícil de evitar», alerta la FDRA a las autoridades estadounidenses.

«Los aranceles adicionales afectan particularmente a la industria del calzado de EE. UU. porque nuestras empresas ya operan bajo una carga arancelaria extremadamente pesada. Si bien la mayoría de los bienes de consumo están gravados con una tasa del 1,9 por ciento, los aranceles actuales para el calzado promedian el 12,3 por ciento y pueden alcanzar tasas de hasta el 67 por ciento», explican desde la asociación de comercios minoristas de los Estados Unidos.

«Un arancel de hasta el 25 por ciento podría significar aumentos arancelarios de entre el 250 y el 1.000 por ciento para el calzado de cuero de España, por ejemplo. Estos son costos serían difíciles de asumir para nuestras empresas sin afectar a los consumidores o trabajadores estadounidenses.»

«Específicamente, la medida arancelaria que se está considerando podría aumentar drásticamente los costes para las empresas estadounidenses que importan o venden calzado procedente de Italia, España y el Reino Unido. Un arancel de hasta el 25 por ciento podría significar aumentos arancelarios de entre el 250 y el 1.000 por ciento para el calzado de cuero de España, por ejemplo. Estos serían costes difíciles de asumir para nuestras empresas sin afectar a los consumidores o trabajadores estadounidenses», continúa el texto de FDRA.

«Estados Unidos debe fortalecer los lazos diplomáticos con nuestros aliados en Europa, y alentamos a la administración a trabajar para llegar a un acuerdo sobre impuestos a los servicios digitales con estos socios comerciales clave lo antes posible», concluye la intervención de los representantes de los minoristas y distribuidores de calzado en EE. UU.

ENTREVISTA MATT PRIEST,
presidente de la Asociación de Distribuidores y Minoristas de Calzado de América (FDRA)

Para ampliar información al respecto, desde Revista del Calzado hemos contactado con el presidente de la Asociación de Distribuidores y Minoristas de Calzado de América. Con él hemos hablado sobre la posibilidad de que entren en vigor los nuevos aranceles al calzado español en las fronteras estadounidenses. Esto es lo que nos ha contado:

Revista del Calzado: ¿Cuál es la posición de FDRA con respecto a los posibles nuevos aranceles al calzado español, italiano y británico?
Matt Priest: Nos oponemos absolutamente a cualquier nuevo arancel sobre el calzado de España, Italia o Reino Unido.

«Nos oponemos absolutamente a cualquier nuevo arancel sobre el calzado de España, Italia o Reino Unido.»

Revista del Calzado: ¿Cree que el gobierno de Estados Unidos llegará a subir los aranceles? ¿Es real esta amenaza?
Matt Priest: El gobierno de los EE. UU. puede aumentar los aranceles como resultado de su investigación sobre los impuestos a los servicios digitales. La pregunta ahora es si de verdad quiere aumentarlos y, si es así, cuánto. Nuestra esperanza es que con la nueva administración bajo la presidencia de Biden no aumenten los aranceles sobre la importación de calzado, al menos mientras se negocian en el entorno de la OCDE. Nosotros nos tomamos como reales todas las amenazas de imponer aranceles adicionales. En los últimos años han demostrado sus efectos negativos. Nuestra esperanza es que no nos quememos de nuevo.

«Hemos presentado unas alegaciones en contra de los aranceles y he testificado en una audiencia en representación de la industria estadounidense del calzado que se opone a los aranceles. Nos tomamos estas amenazas muy en serio.»

Revista del Calzado: ¿Cree que el gobierno de Estados Unidos cumplirá esta amenaza?
Matt Priest: Mi esperanza es que no utilicen este proceso para entorpecer las negociaciones con la OCDE. Dicho esto, no podemos dejar nada al azar. Por eso, hemos presentado unas alegaciones en contra de los aranceles y he testificado en una audiencia en representación de la industria estadounidense del calzado que se opone a los aranceles. Nos tomamos estas amenazas muy en serio.

Revista del Calzado: ¿Cómo afectarían los nuevos aranceles a los minoristas y distribuidores de calzado estadounidenses? ¿Y a los fabricantes españoles?
Matt Priest: Como impuesto a la importación aplicado a las empresas estadounidenses, aumentarían los costes sobre los consumidores de EE. UU. La lógica detrás de esta medida es aumentar los impuestos a las empresas estadounidenses porque nuestro gobierno está preocupado por otros impuestos aplicados sobre empresas estadounidenses. ¡No tiene sentido! Si los aranceles se aprueban, podríamos ver un aumento del precio del calzado español en los Estados Unidos de casi el 1.000 por ciento. Con toda seguridad, su efecto sobre los fabricantes españoles sería muy negativo.

Share

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario