¿Por qué cayeron las exportaciones de calzado en 2016?

| 17 abril, 2017 | Comentario

Cuadro 1 Exportación en cantidad  //  Cuadro 2 Variación 16/15 exportaciones en cantidad

Cuadro 3 Exportación en valor // Cuadro 4Variación 16/15 exportaciones en valor

La industria del calzado español es un sector eminentemente exportador y dependiente de los mercados exteriores, ya que siete de cada 10 pares de zapatos producidos en España se destina a la exportación. Por ello, después de que el sector cerrará 2016 con un descenso de más de un 10 por ciento en el valor de sus ventas al exterior, nuestras firmas de calzado experimentan un momento de incertidumbre. La balanza comercial del calzado español llevaba cuatro años y medio de crecimiento continuado, alcanzando unas cifras récord fuera de nuestras fronteras. Sin embargo, el pasado año esta tendencia al alza se vio interrumpida, arrastrada fundamentalmente por una brusca caída en los principales mercados de exportación de dentro de la Unión Europea: Francia, Alemania, Reino Unido, etc. [ver Tabla 1]

Tabla 1 – Comparativa del valor de las exportaciones 16/15

Este descenso del valor de nuestras exportaciones de calzado «no debe entenderse como el preludio de una nueva crisis del sector», explica José Monzonís, presidente de la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE). Para el máximo responsable de la patronal zapatera, lo sucedido en 2016 «es un serio correctivo en la senda del fuerte crecimiento experimentado de los últimos años por las exportaciones españolas de calzado». Pero aunque reconoce cierta preocupación ante las cifras del pasado año, destaca que «desde 2009 a 2016 las exportaciones españolas han crecido un 55 por ciento aproximadamente, tanto en pares como en valor» y que el valor de las ventas al exterior registradas en 2016 (2.635 millones de euros) son prácticamente iguales a las de 2014 (2.640 millones de euros). [ver Gráfico 1]

Gráfico 1 – Evolución del valor de las exportaciones españolas de calzado 2004-2016

¿Pero cómo acabaron el pasado año los competidores europeos del calzado español? Si comparamos las balanzas comerciales de Italia y Portugal (junto con nuestro país, los tres principales productores de calzado del Viejo continente), comprobamos que 2016 fue un año notablemente peor para el calzado nacional. Por ejemplo, las firmas italianas vendieron en los mercados internacionales un 0,9 por ciento menos de número de pares con respecto a 2015, aunque en términos de valor aumentaron sus exportaciones un 2,5 por ciento. Por su parte, Portugal registró aumentos del 2,78 en cantidad y del 3,24 por ciento en valor. ¿Cómo se explica la caída del 10 por ciento del valor de las exportaciones de calzado españolas el pasado año frente al crecimiento de sus competidores? ¿Qué han hecho mal las empresas nacionales o qué han hecho mejor las marcas italianas y portuguesas?

Gráfico 2  –  Valor medio del par exportado en 2016

En contestación a estas preguntas, José Monzonís destaca algunas características que distinguen a nuestra industria de la portuguesa y de la italiana. Para empezar, que el sector español no está tan especializado en un tipo de calzado de gama media/alta como sí lo están nuestros competidores. En este sentido, España es de los tres países el que vende al extranjero sus pares a un precio medio más bajo [ver Gráfico 2] y además es el país que más calzado de plástico o partes textiles comercializa en comparación con Italia Y Portugal, más centrados en la venta de zapatos de cuero, tradicionalmente más caros y encuadrados en un segmento de calidad superior [ver Gráfico 3]. «España tiene un mix de exportaciones menos centrado en el calzado de piel que Italia o Portugal», afirma el presidente de FICE. «El lujo suele ser menos sensible a los cambios en la confianza del consumidor, mientras que las rentas medias son las que más están sufriendo desde la crisis», confirma.

Gráfico 3 – Porcentajes de calzado de cuero sobre el total de las expotaciones en 2016

Sin negar los malos resultados de las exportaciones españolas durante el pasado año, José Monzonís también encuentra señales para ser optimista: «aun a pesar de la fuerte caída en la Unión Europea con respecto a un año récord como 2015, las exportaciones extracomunitarias en 2016 crecieron un 4 por ciento». En este sentido, destacan el aumento del valor de las exportaciones de zapatos españoles con destino a los Estados Unidos (más de un 13 por ciento) y a China (más de un 6 por ciento).

En conclusión, la estrategia que deben seguir las empresas españolas de calzado más exportadoras es clara. Por un lado, es necesario que continúen con la diversificación de sus mercados de exportación, descubriendo nuevos países más allá de los tradicionales nichos dentro de la Unión Europea. Por otro lado, es perentorio que el calzado español apueste de manera decidida por un tipo de calzado de mayor valor añadido y calidad, una gama de zapatos menos susceptible de verse afectada por los vaivenes de la economía internacional. Solo profundizando en esta estrategia de diversificación y especialización, el calzado español podrá seguir manteniéndose como un referente mundial del sector.

 

 

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario