La pandemia de la covid-19 en el mundo: el sector del calzado. Portugal

| 21 mayo, 2020 | Comentario

PORTUGAL
Nº contagiados: 29.209
Nº fallecidos: 1.231
Nº curados: 6.430
[Datos actualizados a 20 de mayo]

Portugal es una excepción en Europa. Fue el último país de Europa occidental en registrar su primer contagio por el nuevo coronavirus, el 2 de marzo, cuando otros países de su entorno como España, Francia o Italia ya acumulaban centenares de infectados. Asimismo, la incidencia de la covid-19 también ha sido, dentro de la gravedad, ostensiblemente menor que en otros países europeos. En comparación con su vecina de península, España, el país luso ha detectado aproximadamente cinco veces menos víctimas mortales por habitante. El escaso número de contagiados y decesos no impidió, sin embargo, que el Gobierno portugués activara el estado de emergencia entre el 16 de marzo y el 2 de mayo con fuertes restricciones sobre la apertura de comercios y movimientos de sus ciudadanos. Desde principios de mayo, Portugal ha ido relajando paulatinamente las medidas de cuarentena, adaptando horarios por sectores de actividad, tamaño de empresa y criterios geográficos.

Aunque la gravedad de la pandemia en Portugal no ha sido tan acusada como en España e Italia, su industria del calzado se ha visto igualmente afectada. Al ser un sector altamente dependiente de los mercados exteriores (exporta cerca del 95 por ciento de su producción, casi en su mayoría a países europeos como Francia, Alemania, España o Reino Unido), la situación de parálisis del comercio minorista en los mercados de destino desencadenó desde mediados del pasado mes de marzo una reacción en cadena que provocó que las fábricas de calzado de Portugal se vieran obligadas a suspender su actividad (como en otros países europeos, la maquinaria manufacturera se destinó a fabricar mascarillas y otros equipos de seguridad sanitaria). Solo en el primer trimestre de 2020 (últimos datos disponibles), las exportaciones de calzado portugués sufrieron una caída del 8 por ciento, cuando las previsiones que manejaba la Asociación Portuguesa de Industrias del Calzado, Componentes y Artículos de Piel y sus Sucedáneos (Apiccaps) a principios de año indicaban que en 2020 las exportaciones se consolidarían en todos los mercados internacionales. Por otro lado, otra encuesta de Apiccaps, llevada a cabo en abril entre los industriales portugueses del calzado, señalaba que casi la mitad de las empresas zapateras acusaba algún tipo de contratiempo en su producción. Según el presidente de la patronal portuguesa del calzado, Luís Onofre, «ahora, a medida que la crisis sanitaria parece haberse desacelerado, y cuando entramos en mayo, el sector comienza a avanzar hacia cierta estabilización».

En términos generales, desde la asociación portuguesa de calzado se muestran satisfechos con las medidas anunciadas por su Gobierno, así como por la rapidez en su aplicación, una de las claves que desde diversos organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha destacado como clave de las escasa afectación del coronavirus relativa con respecto a otros países de su entorno. No obstante, desde Apiccaps señalan que en los próximos meses la intervención de las instituciones europeas en auxilio del sector del calzado va a ser crucial. «En el futuro cercano, todos necesitaremos una respuesta fuerte de la Unión Europea», explica Onofre.

El futuro se presenta, por tanto, incierto para la industria del calzado luso. Hasta que no se consiga estabilizar en todo el mundo la pandemia y se evalúen sus consecuencias con perspectiva es muy difícil fijar una fecha a partir de la cual se pueda dar por concluida la crisis de la covid-19 y se reanude la actividad habitual en las fábricas y comercios del calzado. «No está claro cómo y cuándo la industria volverá a la normalidad», cuenta el presidente de Apiccaps. De lo que no tiene dudas es de que «la recuperación será lenta. Necesitamos aumentar rápidamente la confianza de las personas para alentar el consumo». No sabemos cuál será el futuro que le depara al sector tras el covid-19, la única certeza para Luís Onofre es que el 2020 «será un año muy duro».

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario