La pandemia de la covid-19 en el mundo: el sector del calzado. Alemania

| 13 mayo, 2020 | Comentario

La pandemia de la covid-19 está teniendo un impacto desigual en el mundo. Mientras que en algunos países los contagiados se cuentan por centenares de miles, en otros su efecto casi no se deja notar. No obstante, en ambos casos el nuevo coronavirus ha obligado para su contención a llevar a cabo un estricto confinamiento de la población, lo que ha paralizado en gran parte la economía y amenaza seriamente la supervivencia de las industrias productivas. El sector del calzado, por supuesto, no es inmune a esta catástrofe, pero el grado de la debacle dependerá en cada país de múltiples factores: la duración y el rigor de la cuarentena, su dependencia de los mercados exteriores, el tipo de medidas implementadas, etc. A continuación, conoceremos de qué manera está afectando esta crisis sanitaria y económica a las industrias del calzado de algunos de los países más representativos de todo el mundo y nos servirá para hacernos una idea aproximada de hasta qué punto la pandemia influirá en el futuro de nuestro sector.

ALEMANIA
Nº contagiados: 172.576
Nº fallecidos: 7.661
Nº curados: 145.617
[Datos actualizados a 12 de mayo]

Alemania es uno de los países con la tasa de mortalidad por covid-19 más baja del mundo, a pesar de su altísimo número de infectados (solo superado, por este orden, por Estados Unidos, Rusia, España, Italia y Reino Unido).  Por otro lado, Alemania también fue el primer país europeo donde se detectó un contagio interpersonal, aunque la aplicación de restricciones al movimiento de sus ciudadanos no llegó hasta el 13 de marzo (un día antes que en España). Desde comienzos de mayo, Alemania se encuentra en fase de desescalada con la reapertura gradual de comercios y empresas, aunque en estos días un nuevo rebrote de casos amenaza con retrasar el reinicio completo de la actividad.

La puesta en marcha de las medidas de contención, protección y mitigación del virus obligaron al cierre de las tiendas de calzado en plena campaña de comercialización de las colecciones de primavera-verano 2020. También cabe destacar que Gallery Shoes, la feria de calzado de referencia para los compradores de Alemania y el Benelux, se celebró del 8 al 10 de marzo, apenas tres días antes del inicio de la cuarentena en el país. Durante la semana del 20 y el 27 de abril, algunas pequeñas zapaterías pudieron abrir bajo estrictas condiciones de seguridad, lo que significó que los muestrarios de verano estuvieron paralizados varias semanas en almacenes sin salir a la venta. «El cierre fue necesario a tenor de la difícil situación sanitaria que obligaba a evitar nuevas infecciones; pero, por supuesto, este cierre durante más de cinco semanas ha tenido un impacto terrible en los minoristas locales de calzado y artículos de cuero», explica Carl-August Seibel, presidente de la patronal alemana de empresas de calzado y artículos de cuero (HDS/L). «Con un clima excelente, las nuevas colecciones de primavera-verano estuvieron paradas en tiendas cerradas. Imaginaos las enormes pérdidas que esto ha generado. Con su apertura a comienzos de mayo, el consumo se ha reactivado, pero muy lentamente», comenta Carl-August Seibel.

«Será difícil, si no imposible, recuperar las ventas perdidas de las últimas semanas y vender los productos actuales en el resto de la temporada restante»

«Será difícil, si no imposible, recuperar las ventas perdidas de las últimas semanas y vender los productos actuales en el resto de la temporada restante», se lamenta Seibel. Para ayudar a las zapaterías a poner en circulación el stock acumulado, HDS/L ha propuesto modificar el calendario de temporadas, extendiendo cuatro semanas el período de ventas de primavera-verano y retrasando, en consecuencia, un mes el comienzo de la comercialización de las colecciones de otoño-invierno. Las ferias comerciales también se deberían aplazar cuatro semanas, en opinión de la patronal alemana, lo que implicaría a su vez plazos de entrega posteriores y un período de ventas prorrogado por un mes en la primavera-verano de 2021.

Pero el apoyo que los fabricantes alemanes de calzado están prestando a los comercios minoristas no solo se circunscribe al reajuste del calendario de entrega de pedidos, sino que algunas grandes marcas como, por ejemplo, Wortmann, también están aplicando una nueva política de descuentos que sin duda ayudará a impulsar las ventas minoristas en estas primeras semanas de regreso a la normalidad.

A la pregunta sobre cuánto tiempo llevará a las empresas alemanas de calzado recuperar la actividad normal, el presidente de HDS/L se muestra dubitativo. «Es difícil de decir. La producción en estos momentos es lenta y tampoco existe una demanda realmente alta, a excepción de la relacionada con los zapatos para niños y los zapatos ortopédicos», opina. Más a largo plazo sí es más optimista. La industria alemana de calzado «se recuperará, porque tenemos marcas fuertes, especialmente en el sector de moda y confort, que es un sector muy importante y con unas buenas perspectivas de crecimiento debido al desarrollo demográfico», argumenta el máximo responsable de la patronal alemana. No todos los integrantes del sector del calzado en Alemania están deprimidos y barajan previsiones catastrofistas: por ejemplo, «los productores de calzado infantil están muy contentos», asegura Seibel. Pequeños indicios que invitan al optimismo a pesar de todo.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad, Reportajes

Dejar comentario