La pandemia de la covid-19 en el mundo: el sector del calzado. Reino Unido

| 18 mayo, 2020 | Comentario

REINO UNIDO
Nº contagiados: 38.324
Nº fallecidos: 34.716
Nº curados: 1.058
[Datos actualizados a 17 de mayo]

El Reino Unido consumó su salida de la Unión Europea el 31 de enero. Ese mismo día se detectó en el país el primer caso de contagio por la covid-19. Aunque en un primer momento la actuación del Gobierno británico subestimó la virulencia de la pandemia y se inclinó por estimular la inmunidad de rebaño frente a otras opciones como el aislamiento social como medida para combatir el nuevo coronavirus, finalmente el ejecutivo de Boris Johnson impuso de manera progresiva restricciones a la movilidad: el 18 de marzo se cerraron todas las escuelas, dos días después se impuso la suspensión de la actividad en bares, restaurantes, gimnasios y otros lugares de ocio y no fue hasta el 23 de marzo cuando se decidió paralizar el comercio en todo el país. Fue el último país del continente europeo en decretar confinamientos obligatorios a su población. Estas restricciones no han evitado que Reino Unido se convierta en segundo país del mundo con mayor con mayor número de fallecidos a causa del covid-19, solo superado al otro lado del Atlántico por los Estados Unidos. Por el momento, las zapaterías permanecen cerradas en Reino Unido, aunque a partir del 1 de junio (al menos en Inglaterra) las tiendas ya podrán levantar la cancela.

Para la industria del calzado, como para el resto de sectores, la actual crisis sanitaria en Reino Unido ha sido «devastadora», en palabras de Lucy Reece-Raybould, directora de la Asociación del Calzado Británico (BFA). El inicio de la cuarentena en Reino Unido supuso la paralización de la producción de calzado en el país. Todas sus fábricas, excepto una, suspendieron la actividad. Actualmente, tan solo cinco empresas manufactureras trabajan con una plantilla muy reducida para cumplir con pequeños pedidos. Otras marcas que no producen en el país también mantienen una escueta plantilla con el fin de satisfacer la demanda de la venta online.

Actualmente, tan solo cinco empresas manufactureras trabajan con una plantilla muy reducida para cumplir con pequeños pedidos. Otras marcas que no producen en el país también mantienen una escueta plantilla con el fin de satisfacer la demanda de la venta online.

Para amortiguar los efectos negativos derivados del cierre forzado de fábricas y comercios, el Gobierno británico preparó un ambicioso programa de ayudas bajo el epígrafe de Coronavirus Job Retention. Según la BFA, esta iniciativa sirvió de «salvavidas para muchas empresas durante las primeras semanas de la crisis». Asimismo, los préstamos Cbils para pymes que han visto reducidos sus beneficios y el aplazamiento del IVA y otros impuestos son medidas que «han aliviado la situación a muchas pequeñas empresas». No obstante, desde la patronal británica del calzado consideran que el Gobierno aún tiene pendiente activar ayudas para las zapaterías, a la que no se les ha aplazado o reducido el pago de los alquileres de sus locales a pesar de que no han podido abrir en casi dos meses. «Si el Gobierno no interviene pronto, muchas de nuestras calles ya no contarán con una tienda de zapatos», advierten desde la BFA.

En estos momentos, todos los esfuerzos de los industriales zapateros están puestos en recuperar lo antes posible la actividad normal previa a la crisis. Los cálculos que maneja la patronal del calzado señalan que hasta la temporada de comercialización de las colecciones de otoño-invierno 2021/2022 no se alcanzarán los niveles de ventas y consumo de 2019. Esta fecha se podría adelantar, opinan en la BFA, si se mejoran las medidas de protección y crece la confianza del consumidor para salir de sus hogares y visitar las tiendas minoristas. «Por nuestra parte, vamos a presionar al Gobierno para promover la confianza de los consumidores y garantizar que las empresas reciban el apoyo necesario para abrir y poner a la venta su mercancía con seguridad lo antes posible», afirman.

Sin lugar a dudas, la situación del sector del calzado en Reino Unido no es la más halagüeña. Las elevadas cifras de contagios y defunciones atribuidas a la covid-19 amenazan con retrasar los planes de Gobierno para desescalar el confinamiento y reanudar la actividad económica. Las zapaterías cerradas, un consumo deprimido y una producción a medio gas conforman un escenario que no invita a la esperanza. No obstante, el sector británico cuenta a su favor con una larga tradición que les ha permitido a lo largo de siglos resistir todo tipo de crisis. «Somos bulldogs británicos y volveremos más fuertes, no tengo dudas», asegura orgullosa Lucy Reece-Raybould.

La pandemia de la covid-19 en el mundo: el sector del calzado. Alemania

La pandemia de la covid-19 en el mundo: el sector del calzado. México

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: ,

Categoría: Actualidad, Reportajes

Dejar comentario