Editorial: La serpiente que se muerde la cola

| 22 mayo, 2018 | Comentario

El pasado mes de marzo, la feria madrileña de calzado y accesorios Momad Shoes celebró su quinta edición. En ella no más de 110 firmas y alrededor de 4.000 visitantes profesionales se reunieron en el pabellón 4 de Feria de Madrid. Estas cifras, es obvio decirlo, no cumplieron con los objetivos marcados por la organización, ni, qué duda cabe, satisficieron las necesidades de una industria del calzado que reclama un evento de exposición a la altura de la relevancia, peso económico y calidad de nuestro sector nacional.

Tras el evidente batacazo de la propuesta ferial de Momad Shoes, todos los agentes implicados en el sector, desde asociaciones empresariales, pasando por los organizadores feriales y acabando en fabricantes de calzado y distribuidores, todos se miran los unos a los otros en busca de explicaciones y, sobre todo, de culpables. Que si el agotamiento de los modelos clásicos de exhibición de muestras, que si los altos precios de participación, que si la irrupción del comercio online, que si la concentración del canal de distribución de calzado, etc. Sea como sea, las conclusiones apuntaban casi siempre a una alegórica serpiente que se muerde la cola: las tiendas no acuden a la feria porque la oferta es insuficiente y las marcas no exponen sus novedades porque no asiste un número significativo de operadores de la distribución de calzado. Y así, devorándose en espiral, Momad Shoes ha llegado a este momento crítico.

Si queremos, al fin y al cabo, que España tenga una feria propia y representativa, es ahora cuando hay que trabajar entre todos, con unidad y compromiso, para levantar una feria tan necesaria como compleja de gestionar

Pero que no nos arrastre la tristeza. Lo bueno de estos sistemas viciosos y circulares es que es tan fácil entrar en ellos como salir. Es decir, basta con que uno de los actores se sustraiga de la dinámica viciada para que el resto de los implicados le secunden. De esta manera, si uno no participa en el certamen madrileño porque el otro no está presente y el otro no se presenta porque el uno no acude, es suficiente que uno u otro vuelva a apostar por la feria para que Momad Shoes regrese a la senda del crecimiento. Para ello, para que alguien dé ese primer paso hace falta crear un evento de exposición atractivo y renovado. Repetir los mismos errores tan solo nos conduciría al bucle melancólico en forma de reptil.

Esta es la tarea a la que se debe enfrentar la recientemente nombrada nueva directora del certamen, Charo Izquierdo. Con un largo bagaje en el sector de la moda, Izquierdo encara a partir de ahora el reto nada desdeñable de presentar una propuesta novedosa y atractiva que vuelva a ilusionar al sector español del calzado. Y con esta propuesta sobre la mesa es perentorio exigirles un compromiso a todos los agentes implicados en el sector. Porque, si no queremos depender de las veleidades y caprichos de Micam en Italia, certamen que acertadamente prioriza las necesidades de su industria a los requerimientos del sector español, o a conformarnos con eventos locales sin transcendencia más allá de nuestras fronteras; si queremos, al fin y al cabo, que España tenga una feria propia y representativa, es ahora cuando hay que trabajar entre todos, con unidad y compromiso, para levantar una feria tan necesaria como compleja de gestionar. Volver a lo mismo es no hacer nada y ya sabemos a dónde nos conduce eso: al mordisco de la serpiente.

Descargar editorial AQUÍ.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

GalleryShoes