Las empresas de calzado cambian el mundo

| 10 mayo, 2018 | Comentario

Las firmas del calzado son unas de las grandes protagonistas del libro Empresas que cambian el mundo, publicado recientemente por la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit). El libro recoge el testimonio de una treintena de empresas, en su mayoría pymes, que han hecho de la innovación su estrategia y de los centros tecnológicos, sus aliados. Dividido en 10 capítulos, cada uno de ellos centrado en uno de los desafíos globales a los que se deben enfrentar las empresas actuales, Empresas que cambian el mundo detalla la experiencia de cuatro pymes relacionadas con el sector del calzado, que, gracias al soporte tecnológico, han logrado desarrollar modelos de negocio innovadores y avanzados.

El primer ejemplo lo encontramos en el capítulo dedicado al «Mundo hiperconectado» de la mano de Glent Shoes. Esta marca de calzado a medida dispone de una herramienta para personalizar cada zapato con variables casi ilimitadas. Desde 2013 ofrece a sus clientes la posibilidad de elegir entre más de dos millones de opciones (colores, formas, materiales, complementos, etc.). El proceso de fabricación de este calzado es de cuatro semanas, desde que el usuario se digitaliza el pie y se crea una horma exclusiva para él hasta que recibe en su domicilio el pedido.

La siguiente empresa del sector del calzado en ser mencionada en el libro es Tacovalle, concretamente en el capítulo dedicado a «La fabricación avanzada». Productor de tacones y pisos, esta firma con sede en Elda (Alicante) ha incorporado a sus sistemas de fabricación un innovador software para acelerar sus tiempos de producción, así como técnicas de fabricación aditiva que agilizan mucho más el proceso de prototipaje. Gracias a estas innovaciones, Tacovalle ha conseguido reducir sus tiempos de entrega (si antes tardaban como mínimo 10 días, ahora tienen listos los modelos en apenas tres), además de mejorar significativamente la calidad de sus productos.

El objetivo es, a través del insecticida microencapsulado en las sandalias de plástico, evitar la transmisión de la malaria, dengue, zika y demás enfermedades contagiadas con la picadura de insectos

En el capítulo de «Nuevos materiales» encontramos el caso de éxito de Inesfly, fabricante de sandalias que incorporan microcápsulas biopoliméricas capaces de transportar insecticidas contra los mosquitos. El objetivo es, a través del insecticida microencapsulado en las sandalias de plástico, evitar la transmisión de la malaria, dengue, zika y demás enfermedades contagiadas con la picadura de insectos en regiones de gran incidencia de estas plagas, como Ghana, Brasil o Costa de Marfil.

Por último, en el apartado dedicado al «Desafío medioambiental y energía», se detalla la experiencia de Incusa. Esta curtiduría valenciana procesa el 85 por ciento de sus pieles con cromo; pero este metal, en condiciones excepcionales, puede oxidarse y volverse nocivo para la salud. Para evitarlo, Incusa lleva trabajando durante años para encontrar una alternativa al cromo que aporte las mismas propiedades de resistencia y suavidad a los cueros. El resultado de esta investigación ha sido la curtición con sales de titanio, metal con el que se consiguen propiedades casi idénticas que con la curtición con cromo. Además los residuos de las pieles tratadas con titanio pueden usarse como compostaje. Con la utilización de estas pieles, se ha logrado crear un zapato 100 por ciento compostable que, una vez agotada su vida útil, puede servir de abono.

Tanto Glent Shoes como Tacovalle e Incusa han contado con la asesoría y asistencia tecnológica de Inescop para dar forma a estos proyectos de innovación empresarial.

Lectura online de Empresas que cambian el mundo AQUÍ

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario

GalleryShoes