«Automatización y artesanía pueden ir de la mano en el calzado»

| 30 marzo, 2017 | Comentario

El instituto holandés SLEM (Shoes, Leather, Education, Museum) es actualmente una de las instituciones más involucradas en la adaptación del sector del calzado a la industria 4.0. Precisamente con el objetivo de dar a conocer las nuevas innovaciones tecnológicas que aparecen en el sector, organiza cada año una serie de conferencias, denominadas SLEMinars. Hablamos con Nicoline van Enter, fundadora y directora creativa del insituto holandés.

Revista del Calzado: ¿Qué es SLEM? ¿Cuáles son sus principales objetivos?
Nicoline van Enter: SLEM es un instituto internacional de innovación y educación para el calzado y el cuero y sus industrias relacionadas. Nuestras actividades principales girán en torno a la formación, investigación y consultoría a través de nuestros laboratorios, programas de cursos, museo e incubadoras para empresarios innovadores.

Revista del Calzado: Por favor, háblenos sobre el seminario Future Footwear Manufacturing. ¿Cuándo y dónde va a tener lugar? ¿Qué temas se discutirán allí?
N. van E.: Cada año organizamos una conferencia que informa e inspira a los profesionales del calzado y del cuero de todo el mundo. Llamamos a estos seminarios SLEMinars. El SLEMinar de este año tendrá lugar los días 20 y 21 de abril en nuestra sede de Waalwijk, en el sur de los Países Bajos, entre Ámsterdam, Amberes y Düsseldorf.
El primer día se centrará en la producción inteligente, es decir, en cómo actualizar los métodos existentes de producción de calzado para la personalización y reshoring (fabricación local). Al día siguiente se tratará la tecnología disruptiva, presentando formas completamente nuevas de fabricación de calzado, desde la impresión 3D hasta la biotecnología. Este día también se hablará en gran medida en la nueva fabricación en la tienda, mostrando nuevas soluciones para los minoristas de calzado.

«La cuarta revolución industrial provocará que los sistemas actuales de producción se vuelvan más rápidos y baratos, con menos mano de obra humana.»

Revista del Calzado: ¿Cómo la cuarta revolución industrial (robotización, hiperconectividad, nuevas herramientas digitales, etc.) va a cambiar el sector del calzado?
Nicoline van Enter: Inicialmente, la cuarta revolución industrial provocará que los sistemas actuales de producción se vuelvan más rápidos y baratos, con menos mano de obra humana. Pero en SLEM consideramos que hay otras muchas maneras en que podemos utilizar estas nuevas tecnologías, permitiendo nuevos tipos de fabricación de calzado más local, funcional y sostenible e igualmente rentable.

Revista del Calzado: Da la sensación de que el calzado está tardando en unirse a la industria 4.0 más que otros sectores. ¿Por qué cree que sucede esto?
Nicoline van Enter: Hay grandes diferencias entre los distintos segmentos de la industria del calzado y entre los diferentes lugares del mundo en cuanto a su adaptación a la industria 4.0. Por ejemplo, las marcas deportivas están por delante de otras empresas en lo referente a automatización, ya que llevan trabajando en ella durante más de una década. La industria del calzado tiene un montón de fábricas que han pasado de padres a hijos, y estas suelen ser las que más lentamente se adaptan. También depende en gran medida de qué tipo de zapato y material se utilice en la fábrica. Los zapatos completamente de cuero y los diseños cosidos son mucho más difíciles de producir en un entorno totalmente automatizado que los no son de cuero y tienen suelas inyectadas o adheridas.
Muchas tendencias de moda del calzado deportivo (como puede ser el empeine de punto) son una realidad gracias a la automatización, no tanto producto de su desarrollo en las pistas de atletismo o en las calles. Ahora se puede tener una fábrica con cientos de máquinas de tejer manejadas por tan solo un puñado de personas.

«La automatización puede realmente devolver la producción a Europa y Estados Unidos. Sin embargo, la puesta en marcha de estas fábricas podría no ser el tema principal. La cuestión más importante puede ser la de conseguir los suministros»

Revista del Calzado: ¿La robotización de las fábricas logrará realmente relocalizar la producción de calzado en Europa y los Estados Unidos?
Nicoline van Enter: Sí, la automatización puede realmente devolver la producción a Europa y Estados Unidos. Sin embargo, la puesta en marcha de estas fábricas podría no ser el tema principal. La cuestión más importante puede ser la de conseguir los suministros, ya que la mayoría de los países no cuenta con los materiales, suelas y demás componentes, y dónde encontrar a los ingenieros bien formados en calzado para dirigir estas fábricas relocalizadas, combinando conocimientos nuevos y tradicionales.

Revista del Calzado: ¿Es compatible la automatización con la producción artesanal como valor añadido?
Nicoline van Enter: Automatización y artesanía pueden ir de la mano. Creemos que tiene sentido estudiar qué operaciones pueden realizarse mejor de manera automatizada y cuáles deben hacerse a mano para agregar un valor emocional. Nosotros nos imaginamos un calzado totalmente robotizado pero con acabados personalizados a mano, por ejemplo.

«El desarrollo de la automatización provoca a su vez la necesidad de un zapato artesanal, tanto entre los consumidores como entre los fabricantes»

Revista del Calzado: ¿La actual revolución tecnológica va a acabar con el tradicional trabajo manual del calzado?
Nicoline van Enter: El desarrollo de la automatización provoca a su vez la necesidad de un zapato artesanal, tanto entre los consumidores como entre los fabricantes. Si bien la industria se centra en la reducción de costos y en el aumento de la velocidad, también detectamos la necesidad de una slow fashion (moda lenta). Actualmente hay un aumento de  estudiantes en cursos de calzado artesanal y también un número creciente de marcas cuyo nicho de mercado es la aplicación de técnicas artesanales en un zapato moderno.

Revista del Calzado: La producción robotizada ya es una realidad en la fabricación masiva de zapatos deportivos; pero en el futuro, ¿también veremos este tipo de fabricación mecanizada en la producción de zapatos de mayor calidad, con un diseño más elaborado y materiales más sofisticados?
Nicoline van Enter: Todos los segmentos de la industria del calzado están buscando la manera de automatizar su producción para poder competir con la velocidad y precios del calzado deportivo, especialmente a partir de la aparición de la gran tendencia de moda del calzado athleisure. Es por eso que existe un aumento del número de empresas que se acercan a nuestro instituto en busca de asesoramiento sobre cómo acelerar la producción del calzado de cuero.

«¿Qué valor tendrá para el consumidor un zapato fabricado en cuestión de minutos sin ningún trabajo humano? Esas son las preguntas que abordaremos en nuestro SLEMinar»

Revista del Calzado: ¿Es el «fast shoe» el nuevo «fast food»? Es decir, fabricación de zapatos en menos de 24 horas, con gran rapidez pero con una calidad inferior.
Nicoline van Enter: Muchas empresas parecen estar optando por la producción en la propia tienda, mostrando al consumidor cómo se hace el zapato, trabajando con plazos de ejecución tan cortos como 10 minutos. Los primeros que lo alcancen conseguirán que el consumidor piense que hacen algo fresco e innovador, pero ¿qué pasa si muchas compañías terminan haciendo lo mismo? En este caso, la competencia se centrará principalmente en el precio y el plazo de entrega. Sin embargo, ¿qué valor tendrá para el consumidor un zapato fabricado en cuestión de minutos sin ningún trabajo humano? Esas son las preguntas que abordaremos en nuestro SLEMinar, presentando nuevos tipos de fabricación de calzado que atraigan al consumidor agregando valor emocional.

Revista del Calzado: ¿Cómo está transformando la implementación de la industria 4.0 la manera de vender calzado?
Nicoline van Enter: Creemos que es posible que volvamos a la forma de comercialización de calzado de hace siglos. Es decir, cuando necesitabas un par de zapatos e ibas al zapatero local, quien los hacía para ti de manera totalmente personalizada. En el futuro la gente puede esencialmente volver a lo mismo, salvo que los zapatos se harán de una manera diferente.

«Veremos nuevos conceptos de venta al por menor de calzado basados en nuevas tecnologías, pero es muy probable que estos proyectos provengan de empresas de fuera de la industria»

Revista del Calzado: ¿Puede la personalización extrema ser la salvación de los tradicionales comercios de calzado?
Nicoline van Enter: La personalización podría ser la solución para las tiendas tradicionales de zapatos, sin embargo la mayoría de los actuales propietarios de tales tiendas está muy alejada de estas tecnologías; por lo general, carecen incluso de una página web útil y accesible. Tenemos miedo de que muchas tiendas de zapatos tradicionales tengan incluso que cerrar en un futuro próximo. Por el contrario, veremos nuevos conceptos de venta al por menor de calzado basados en nuevas tecnologías, pero es muy probable que estos proyectos provengan de empresas de fuera de la industria, las cuales tienen los medios para desarrollar y aplicar nuevas tecnologías. Precisamente, algunos de los conceptos más innovadores que presentamos en nuestro SLEMinar son de empresas que no tienen experiencia previa en calzado.

Revista del Calzado: Nuevas materias primas, impresión 3D, personalización… ¿Estamos hablando de innovaciones aplicables al sector en un corto plazo? ¿O es solo ciencia ficción?
Nicoline van Enter: Las nuevas tecnologías se acercan más rápido de lo que pensamos. Normalmente la gente las compara con las tecnologías actuales y descarta los nuevos desarrollos porque por el momento son más lentos y caros. Es por eso que mucha gente dice que la impresión 3D no se impondrá, por ejemplo. Sin embargo, debemos mirar estas tecnologías en función de nuestras necesidades: la impresión 3D es adecuada para nuevas formas de fabricación y para la personalización, no para la producción en masa.
Al igual que sucedió en la industria del automóvil, los actores actuales de la industria del calzado prefieren evitar los nuevos desarrollos tecnológicos, ya que tienden a defender su statu quo. Es por ello que pensamos que los grandes avances van a venir de actores de fuera de la industria.

Revista del Calzado: Unas preguntas sobre materias primas: en los últimos años las ventas de calzado de cuero han disminuido considerablemente. ¿Por qué cree que ha sucedido esto? ¿Va a ser esta la tendencia dominante en el futuro? ¿Cree que el cuero ya no volverá a ser el material favorito para confeccionar zapatos?
Nicoline van Enter: Entendemos que la crisis del calzado de cuero va a seguir desarrollándose en los próximos años. Hay muchas razones para pensar que así sucederá: el aumento de los precios del cuero y la dificultad para automatizar la producción de zapatos de cuero anima a las empresas a apostar por textiles y sintéticos, y, por otro lado, cada vez es mayor la concienciación medioambiental y el respeto hacia los animales de los consumidores. Esto explica que el zapato vegano sea el tipo de calzado que más rápidamente está creciendo. Esto también lo comprobamos con los estudiantes en nuestro programa de Innovación en Calzado Profesional, quienes en su mayoría rechazan trabajar con cuero en sus diseños.

«La personalización puede llegar a ser mucho más que un simple zapato hecho a medida. La mayoría de los consumidores no son diseñadores, no quieren diseñar todos los productos que poseen»

Revista del Calzado: ¡Arriésguese! Díganos los últimos avances tecnológicos que van a revolucionar el sector del calzado en un futuro próximo.
Nicoline van Enter: Si bien muchas personas se centran en la automatización de la fabricación, también estamos viviendo una revolución digital en otras partes del negocio del calzado. Por ejemplo, tenemos un gran interés en ver cómo se desarrollarán los procesos de diseño más innovadores que combinan big data y softwares de diseño generativo. La personalización puede llegar a ser mucho más que un simple zapato hecho a medida. La mayoría de los consumidores no son diseñadores, no quieren diseñar todos los productos que poseen. En cambio, sí desean tener cosas basadas en sus preferencias. Entonces, ¿qué pasaría si tuviésemos un programa informático que diseñara los zapatos por nosotros basándose en nuestras preferencias recopiladas en las redes sociales y que se puedieran mezclar con el estilo de nuestro artista favorito?

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Entrevistas

Dejar comentario

GLS