El estado de la moda 2019

| 7 octubre, 2019 | Comentario

La renovación forma parte del ADN del sector de la moda. Cada poco las tendencias cambian y los gustos de los consumidores se transforman; por eso es tan importante no dar nada por sentado y actualizar constantemente la información relativa a la moda. Con este propósito, McKinsey & Company publica cada año el estudio The State of Fashion, donde propone las 10 tendencias clave que revolucionarán la industria de la moda textil y calzado y marcarán su futuro.

1. Precaución

Todos los indicadores predicen que nos aproximamos a un nuevo período de inestabilidad económica, lo que genera un estado de ánimo en el sector de la moda dominado por la sensación de cautela. Frente a la más que probable desaceleración económica mundial prevista para 2020, las marcas de moda se volverán más conservadoras en sus estrategias y buscarán nuevas oportunidades de negocio para aumentar su rentabilidad de una manera más agresiva en comparación con otros años.

2.- Ascenso indio


India se convertirá en un país clave para la industria de la moda, tanto como consumidor por el desarrollo de su clase media como productor con el crecimiento de su potencial manufacturero. Las principales marcas de moda apostarán por este interesante mercado, que, a pesar de tener una población fragmentada y desigual, cuenta con una masa de consumidores con una alta formación y elevada alta propensión a la compra de carácter tecnológico.

3. Comercio 2.0

Todas las marcas de moda necesitarán preparar planes de contingencia para enfrentar una posible sacudida de las cadenas de valor en todo el mundo. Por un lado, el comercio de prendas de vestir podría verse afectado por la creación de nuevas barreras arancelarias, tensiones comerciales e incertidumbre y, por otro lado, por nuevas oportunidades del creciente comercio en economías emergentes del sur y la renegociación de acuerdos comerciales.

4. Despertarse


La pasión de las generaciones más jóvenes por las causas sociales y medioambientales ha alcanzado una elevada masa crítica, lo que hace que las marcas tengan un objetivo fundamental para atraer a estos consumidores. Los consumidores de algunos sectores, aunque no de todos, recompensarán a las marcas que adopten una postura firme sobre los problemas sociales y ambientales más allá de la responsabilidad social empresarial tradicional.

5. Fin de la propiedad


La vida útil de los artículos de moda se está volviendo más elástica a medida que los modelos comerciales de reutilización, renovación, reparación y alquiler continúan evolucionando. Las marcas de calzado y ropa aprovecharán cada vez más este mercado para obtener acceso a nuevos consumidores que buscan tanto asequibilidad como alejarse de la propiedad permanente de la ropa.

6. Ahora o nunca


Gracias al teléfono móvil, el consumidor de moda se ha vuelto mucho más impaciente y ya no quiere esperar entre descubrir un artículo y comprarlo: lo quiere de manera inmediata. Las marcas se centrarán en eliminar este lapso entre el descubrimiento y la compra mediante la entrega de producto más rápida, la disponibilidad mejorada de la oferta y el desarrollo de nuevas tecnologías de búsqueda visual.

7. Transparencia radical

Después de años manejando sus datos personales por parte de las empresas, los consumidores se han vuelto más desconfiados y ahora exigen a las marcas mayor responsabilidad y transparencia en cuanto a la información. Para que las empresas cumplan con las exigencias de confianza de los consumidores, estas deberán ofrecer mayor transparencia, empezando por la relación calidad-precio de las prendas de moda, pasando por la ética creativa y acabando por la protección de datos.

8. Autodisruptivo

Las marcas tradicionales están comenzando a transformar sus modelos de negocio, imagen y productos en respuesta a la aparición de una nueva generación de pequeñas marcas emergentes que están ganando terreno gracias a la disminución de la lealtad a la marca y al creciente apetito del consumidor por lo nuevo. Se espera que más marcas sigan su ejemplo en este camino de autodisrupción, lo que tendrá un impacto significativo en sus modelos operativos.

9. Batalla digital

A medida que se intensifique la carrera por ser la plataforma digital preferida tanto por los clientes como por las marcas, los principales actores de la moda en el comercio electrónico continuarán innovando y sumando servicios rentables con valor añadido. Ya sea a través de adquisiciones, inversiones o I+D interna, aquellas empresas que diversifiquen su ecosistema fortalecerán su liderazgo sobre aquellos que siguen siendo compañías puras que dependen únicamente de los márgenes minoristas.

10. Bajo demanda


La automatización y el análisis de datos han permitido que una nueva generación de nuevas empresas logre una producción más ágil hecha a medida. Las empresas de fabricación masiva tratarán, por tanto, de adaptar su producción a las nuevas tendencias y demandas del consumidor, logrando una producción rápida, reduciendo el exceso de stock y haciendo más cortos los ciclos de producción y más pequeñas las colecciones.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario