«El componente humano nunca se podrá eliminar en el sector»

| 3 julio, 2017 | Comentario

La maquinaria para el calzado y la curtición se ha convertirdo en el motor imprescindible para acercar a estos sectores a la llamada industria 4.0. De la cuarta revolución industrial y su repercusión en el calzado y el cuero hablamos con Gabriella Marchioni Bocca, presidenta de la asociación italiana de maquinaria Assomac.

Gabriella Marchioni Bocca

Gabriella Marchioni Bocca, presidenta de Assomac.

Revista del Calzado: Lleva al frente de la Asociación Nacional de Fabricantes Italianos de Maquinaria y Accesorios para la Curtición y la Fabricación de Calzado y Marroquinería (Assomac) dos años. ¿Cómo está siendo esta experiencia?
Gabriella Marchioni Bocca
: En dos años de presidencia he podido conocer mejor y más cerca, en un rol institucional, las empresas y los distritos, comprender sus especificidades y sus diferentes exigencias. Han sido dos años intensos, con muchas oportunidades y ocasiones de desarrollo, aunque acompañados de momentos difíciles y de algunas críticas que hemos sabido afrontar. Gracias al trabajo de todos y al apoyo de las empresas, hemos alcanzado importantes metas, haciendo grupo y equipo. Uno de mis primeros objetivos al hacerme cargo de la presidencia fue el de convertir a Assomac en la casa de los empresarios, un lugar en el que cada empresa pudiera encontrar diálogo, confrontación y apoyo. Espero haber trabajado bien en esta dirección y aspiro a continuar con el apoyo y la confianza de todos los socios también en el futuro.

Revista del Calzado: ¿Cuál es la situación actual de las industrias italianas de calzado, curtido y marroquinería?
Gabriella Marchioni Bocca: Ante una situación económica mundial que ve reducir su ritmo de crecimiento, la maquinaria para el calzado, marroquinería y curtido ha alcanzado tasas de crecimiento significativas. A pesar de la incertidumbre, nuestro sector ha sabido moverse contra corriente. Esto se explica, en primer lugar, por nuestra excelencia, nuestro saber hacer, nuestra tecnología, el cuidado en los detalles, nuestro saber dialogar con el cliente. Sin embargo, lo que me interesa subrayar es que tenemos que estar cada vez más en la vanguardia tecnológica, aprovechar las oportunidades de la industria 4.0, cambiar nuestro modo de pensar, desafiarnos siendo más creativos tanto en la tecnología como en nuestra propuesta comercial, fortalecidos por los éxitos del pasado, pero sin olvidar que esto no puede continuar si no somos capaces de adaptarnos a la velocidad del cambio.

«Hoy en día se nos pide cada vez más una mayor atención a la sostenibilidad y a procesos ecocompatibles, dado que los consumidores son (y lo serán aún más en el futuro) cada día más exigentes»

Revista del Calzado: ¿Cómo puede la maquinaria ayudar a las empresas de calzado, curtido y marroquinería a ser más sostenibles y respetuosas con el medioambiente?
Gabriella Marchioni Bocca: Nosotros, fabricantes de máquinas y tecnologías, no solo somos proveedores sino cada vez más socios tecnológicos que ayudan a hacer industrialmente realizables los productos demandados por el mercado, un mercado que pide innovación, dinamismo y sensibilidad a los cambios. Tenemos, por tanto, el deber de interactuar lo más posible con nuestros clientes y detectar sus necesidades productivas, de modo que seamos capaces de suministrarles soluciones tecnológicas cada vez más competitivas. En efecto, hoy en día se nos pide cada vez más una mayor atención a la sostenibilidad y a procesos ecocompatibles, dado que los consumidores son (y lo serán aún más en el futuro) cada día más exigentes. Piden a las empresas productos no solo eficientes y funcionales, sino también con características específicas ligadas a la sostenibilidad y al ahorro energético, elementos que actualmente constituyen el verdadero valor agregado de un producto.

Revista del Calzado: ¿Son actualmente las industrias europeas del calzado y el curtido respetuosas del medioambiente? Háblenos del caso concreto de Italia.
Gabriella Marchioni Bocca: Todas las empresas que tienen que ver con el mundo de la moda, el curtido y el calzado están haciendo grandes esfuerzos para la compatibilidad medioambiental de sus producciones. Muchos grupos están trabajando sobre el ahorro energético, que es un factor medioambiental, pero también económico, porque ayuda a producir con menos despilfarros de energía y a obtener mayor eficiencia: se obtienen menores costes y mejores resultados. Esto vale también para Italia. Quienes trabajan con grandes marcas no pueden quedarse atrás, sino que deben trabajar para coger esta oportunidad. Como asociación apoyamos a las empresas y desde hace tiempo estamos trabajando sobre la «etiqueta verde». Cuando celebremos nuestra asamblea presentaremos el proyecto que prevé el acceso de los asociados a un sistema de etiquetado oficial para certificar la ecocompatibilidad de las máquinas fabricadas.

«Las realidades productivas cambiarán sus características, las máquinas serán cada vez más inteligentes, interconectadas, capaces de comunicar su estado y sus necesidades para una gestión proactiva y más eficiente de los procesos»

Revista del Calzado: ¿Cómo va a transformar la cuarta revolución industrial al sector del calzado y de la curtición?
Gabriella Marchioni Bocca: La industria 4.0 ya es el nuevo paradigma manufacturero alrededor del cual se están concentrando los esfuerzos y las inversiones de las empresas. Una verdadera revolución que involucra las tecnologías productivas y que comprende la robótica avanzada, la realidad aumentada, la fabricación 3D, además del cloud computing y la big data. Las realidades productivas cambiarán sus características, las máquinas serán cada vez más inteligentes, interconectadas, capaces de comunicar su estado y sus necesidades para una gestión proactiva y más eficiente de los procesos. Estamos hablando de un nuevo enfoque que mira no solo a la resolución de los problemas, sino también a la optimización de las prestaciones y de la eficiencia productiva. Detectamos esta exigencia desde hace tiempo y nos estamos moviendo en esta dirección: si el mercado cambia, tenemos que estar atentos, percibirlo y estar preparados para renovarnos.

Revista del Calzado: Da la sensación de que estos sectores están tardando más que otros en unirse a la llamada industria 4.0. ¿Cree usted que es así?
Gabriella Marchioni Bocca: Afrontar el desafío que supone la industria 4.0 no es fácil ni inmediato: una cosa es fabricar una máquina 4.0, otra es constituir un ambiente empresarial 4.0. Se trata de cambios importantes y profundos para una empresa. En el caso de empresas que forman parte de nuestro sector, hay que considerar también que es más fácil adaptarse a un tipo de máquinas que a otro. A nivel asociativo, noto que muchos empresarios están evaluando hacer sus primeras inversiones. Todos son conscientes de las oportunidades que este reto conlleva, pero se necesita tiempo. Como asociación, estamos listos para dar el máximo apoyo a fin de acompañar a las empresas en esta importante transición.

Revista del Calzado: ¿Puede conseguir la robotización de las fábricas que se relocalice en Europa la producción de calzado y curtidos nuevamente?
Gabriella Marchioni Bocca: El mundo evoluciona constantemente y los mercados reflejan los cambios internacionales. Desde hace tiempo vemos señales de que se está empezando a relocalizar la producción en Europa y esto no puede ser más que una ventaja para las compañías de nuestro sector. La razón reside en el hecho de que la relocalización implica mayor competitividad, posterior desarrollo tecnológico e investigación, además de un mercado más cualificado, adecuado a los productos que vendemos en todo el mundo. Sin olvidar que el retorno de algunas fábricas puede constituir también un estímulo al empleo.

«Hay industrias, como por ejemplo la italiana, que tienen un legado de tradición artesanal difícil de extinguir. Creo que esto constituirá siempre un valor añadido, esa ventaja competitiva que no podemos perder»

Revista del Calzado: ¿Son compatibles la mecanización y la automación con la producción manual como un valor añadido?
Gabriella Marchioni Bocca: Hay realidades, como por ejemplo la italiana, que tienen un legado de tradición artesanal difícil de extinguir. Creo que esto constituirá siempre un valor añadido, esa ventaja competitiva que no podemos perder. Sin embargo, eso no excluye la necesidad de estar actualizados a los nuevos tiempos y activar todas aquellas medidas, como la mecanización y la automación, que contribuyen a optimizar las prestaciones y la eficiencia productiva. Debemos ser capaces de evolucionar no solo en nuestras tecnologías, sino también en nuestro enfoque cultural con respecto a los cambios. La habilidad consiste en saber conjugar con inteligencia y sabiduría los diversos componentes, innovando y evolucionando sin perder aquello que nos distingue.

Revista del Calzado: ¿La revolución tecnológica actual va a terminar con el trabajo manual del calzado tradicional? ¿Cuántos empleos se perderán en nuestras industrias con el inicio de la cuarta revolución industrial?
Gabriella Marchioni Bocca: El paso hacia la industria 4.0 no significa solamente evolucionar desde el punto de vista tecnológico. Hay habilidades manuales que no se pueden sustituir completamente. La ventaja de disponer de máquinas más inteligentes y eficientes puede ser, por ejemplo, la de desplazar a los trabajadores de las operaciones más alienantes para mantener aquellas más gratificantes. Por otro lado, el coste del personal podrá ser absorbido ampliamente por los aumentos de los niveles de eficiencia que la industria 4.0 garantiza. Pero no solo eso, las ventajas son tantas que los gobiernos de los principales países industrializados están aplicando políticas de incentivo directo e indirecto sobre estos temas, precisamente para que las empresas emprendan más fácilmente estos cambios. La industria 4.0 significa superar la lógica de pensamiento basada en una sola máquina, para trabajar dentro de la lógica de un proceso integrado en el cual el componente humano no se puede eliminar. Por consiguiente, tenemos que ser intérpretes de esta revolución sabiendo adecuar métodos y procesos.

Revista del Calzado: Las industrias del calzado y el curtido se quejan frecuentemente de la falta de trabajadores con capacidades adecuadas y formación para las nuevas demandas del mercado. ¿Cuál es su opiniónal respecto? ¿Cómo se puede solucionar este problema?
Gabriella Marchioni Bocca: Es importante afrontar seriamente el tema de los recursos humanos, la formación y el recambio generacional dentro de nuestras fábricas. Si no se logra transmitir el know how a las nuevas generaciones, se perderá todo el patrimonio artesanal y tecnológico. La formación es uno de los elementos vitales de una empresa y de su competitividad. En los últimos años este tema está tomando una importancia fundamental, además de ser una necesidad de la cual ya no se puede prescindir y, no por casualidad, es uno de los puntos claves de mi programa. Por ejemplo, en el ámbito asociativo hemos realizado reuniones y análisis de las necesidades de los asociados, de las cuales han surgido necesidades específicas de formación. Los recursos humanos y, en particular, los jóvenes son nuestro futuro y el de nuestras empresas: por tanto nos hemos puesto en marcha para satisfacer esta necesidad organizando diferentes cursos y talleres para colmar estas necesidades, pero también para acostumbrarnos a pensar de manera diferente, iniciativas en las cuales las empresas han participado activamente.

Revista del Calzado: ¿Por qué las innovaciones técnicas que vemos en las ferias tardan tanto tiempo en llegar a las empresas?
Gabriella Marchioni Bocca: Quien invierte cree en el futuro. Añadir tecnologías y sistemas innovadores a la propia empresa es una opción que puede depender de diversos factores. Si el enfoque es orientado hacia el cliente, probablemente se es más propenso a adquirir nuevas tecnologías para satisfacer las nuevas exigencias de los consumidores. No obstante, hay empresas que no lo hacen por razones económico-financieras, debido a los los vaivenes que el mercado ha tenido hasta ahora.

«Creo que la gran innovación será tener un empresario que sabrá leer el futuro y sabrá invertir, no solo en tecnología, sino también en sus colaboradores y trabajadores»

Revista del Calzado: Hablando de ferias, ¿qué novedades vamos a encontrar en la próxima edición de Simac y Tanning Tech? ¿Cuál es su previsión para la próxima edición de 2018?
Gabriella Marchioni Bocca: Por el momento el mercado se mueve en una dirección precisa e irreversible: nos pide soluciones tecnológicas capaces de satisfacer necesidades ligadas al cuidado del medioambiente, pero también transparencia, responsabilidad social, procesos productivos innovadores, simplificación y automación. Una buena parte de las empresas del sector se está adecuando y está respondiendo eficazmente a estas exigencias. Simac-Tanning Tech sigue siendo el lugar privilegiado en el que es posible ver con anticipación estas soluciones, innovaciones que no se pueden ver en ningún otro lugar. Nuestro objetivo es, en consecuencia, continuar ofreciendo un producto ferial en el que la demanda y la oferta puedan encontrarse eficazmente y donde se establezcan contactos duraderos en el tiempo, con servicios adecuados y estudiados a medida para mejorar la experiencia en la feria, tanto por parte de los expositores como de los visitantes. Espero que se pueda continuar trabajando bien, como lo hemos hecho hasta ahora, también gracias a la colaboración de todos los expositores que cada año nos renuevan su apoyo y que siempre logran convertir su continua actividad de investigación en soluciones apetecibles para el mercado.

Revista del Calzado: ¿Se atreve a predecir cuáles serán los cambios tecnológicos que revolucionarán el sector en el futuro?
Gabriella Marchioni Bocca: En general, creo que la gran innovación será tener un empresario que sabrá leer el futuro y sabrá invertir, no solo en tecnología, sino también en sus colaboradores y trabajadores.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: ,

Categoría: Entrevistas

Dejar comentario