Gallery Shoes

Personalización en la producción y venta de calzado

| 1 diciembre, 2017 | Comentario

Informe realizado por 3dids.com

3DIDSCada consumidor es único y valora mucho más cualquier producto fabricado de forma que pueda hacerle sentirse distinto y especial gracias a él. Esta afirmación es llevada al extremo por las estrellas del deporte y el espectáculo en los EE. UU., donde cada uno intenta tener una línea propia de zapatillas deportivas, ropa o cosméticos; pero es una tendencia a la que ya se han sumado las principales marcas de calzado deportivo como Nike, Reebok o Adidas y cada vez se incorporan más marcas de calzado en España. Marcas como Made in Me, Ricardo Caballero o Mr. Jhon’s ya ofrecen la posibilidad de diseñar y personalizar el zapato de forma online en su e-commerce.

La personalización de los productos es el culmen de la diferenciación que busca el consumidor de moda, donde realmente se ve reflejado e identificado con el producto, pues tiene «algo de él». Para Andrés de España, CEO de la consultoría de e-commerce especializada en calzado y moda 3dids.com, «la fabricación y comercialización personalizada por un lado va a ser la estrategia que permita a las marcas independientes combatir la tendencia creciente de los grandes marketplace de producir bajo su marca los productos más demandados y por otro va a dotar de un valor añadido al producto que aumenta su valor económico al aumentar el valor emocional que le otorga el comprador».

Estamos hablando de ofrecer al consumidor la posibilidad de elegir no solo el acabado o el color de su zapato, si no de poder diseñarlo a su medida para conseguir un producto único

Estamos hablando de ofrecer al consumidor la posibilidad de elegir no solo el acabado o el color de su zapato, si no de poder diseñarlo a su medida para conseguir un producto único y singular que refleje su personalidad y entregárselo tan rápido como un zapato de serie. Esto exige diseñar, producir y vender productos en menos tiempo y pasa, forzosamente, por la digitalización del proceso desde la comercialización a la producción.

Comercialización
La personalización viene a ser el 3.0 del e-commerce, pues el comprador ahora no solo puede comprar, puede diseñar e incluso influenciar  a otros consumidores con el resultado de su diseño. Pero a los consumidores hay que ponérselo fácil, más que crear un producto desde cero, demandan poder adaptar un producto modificándolo según la inspiración que recogen de los influencer: famosos, diseñadores y los modelos propuestos por las marcas.

A la hora de diseñar una herramienta para personalización, Andrés de España aboga por no ofrecer un exceso de opciones, pues el consumidor no es un diseñador y debe percibir el proceso como algo fácil y agradable. En este sentido afirma que «hasta ahora los personalizadores estaban realizados por informáticos y buscaban resolver el problema técnico, sin pensar en la experiencia de cliente». Por suerte ya comienzan a estar disponibles herramientas personalizadoras con procedimientos intuitivos y que prácticamente guían al consumidor en el proceso de creación de su zapato. Por eso es muy importante que el marketing para este tipo de productos esté dirigido a inspirar al consumidor, mientras la app le ofrece una gama de modelos básicos, con opciones alineadas con las tendencias del momento. Para Andrés de España, «la mayoría de los clientes se conforman con introducir una o dos características propias en el producto».

Entre los consumidores, hay mucha capacidad de dotar a los productos de una marca de detalles (innovaciones) que mejoren su propuesta de valor. Las tendencias del social design abren caminos a las marcas para conocer cómo piensan sus clientes en todo el mundo sobre sus productos y sus posibilidades y aprovechar ese valor.

Trabajar con una herramienta digital permite ofrecer productos personalizados a través de e-commerce, el canal que más crece en el sector

La herramienta para facilitar la decisión del cliente a la hora de personalizar su producto debe ser una aplicación digital. Esa app nos va a permitir disponer de la versatilidad necesaria para ofrecer todas las opciones que queramos proponer y la agilidad necesaria para conocer cuáles son las personalizaciones más demandadas en cada momento para poder incorporar o retirar opciones rápidamente y la posibilidad de ofrecer visualmente un modelo básico a partir del cual el cliente pueda comenzar la personalización y pueda comprobar el resultado final de su elección. Trabajar con una herramienta digital permite ofrecer productos personalizados a través de e-commerce, el canal que más crece en el sector y conectar directamente y sin intermediarios con el sistema de producción de la fábrica.

Con la personalización se consigue la flexibilidad necesaria para adaptarse a los ciclos, mucho más cortos, del fast fashion que se impone en el mundo de la moda desde el diseño a la producción y aumenta considerablemente las posibilidades de sincronización de la oferta con la demanda del mercado frente al modelo tradicional, donde se diseñaban los modelos con una año de antelación con la esperanza de que coincidieran con la tendencia del año siguiente. Un riesgo demasiado grande.

Industria 4.0
Para el CEO de la consultoría de innovación especializada en la industria del calzado Innovarty, Alfonso Morant, «una tendencia que las empresas del sector no pueden obviar es un sistema de producción que ofrezca al consumidor un artículo de calidad, hecho a medida, con entrega inmediata y con un servicio prácticamente individualizado, es decir personalizado».

Es necesario que la fábrica pueda recibir el pedido de forma digital y que, mediante procesos automatizados, pueda responder a la producción personalizada

Los fabricantes y marcas conocen ya la necesidad de implantar este modelo basado en la introducción de tecnologías digitales no solo en la producción, si no en toda la cadena de valor de la industria. Es necesario que la fábrica pueda recibir el pedido de forma digital y que, mediante procesos automatizados, pueda responder a la producción personalizada.

Hace tiempo que la industria española del calzado se ha dado cuenta de que fabricar calzado de gama baja ofrece pocos incentivos. Transformar la industria para conseguir fabricas inteligentes que mediante tecnologías digitales puedan permitir, entre otras cosas, que el consumidor decida sobre su producto es ya un elemento clave para la competencia y la supervivencia en el sector.

En un enfoque estratégico, permitir que el comprador o compradora personalice sus zapatos añade un valor emocional al producto y a la marca, con el que los grandes marketplace van a tener difícil competir.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario