LEDERPIEL

El año de la digitalización del sector de la moda

| 26 febrero, 2018 | Comentario

El 2018 no va a ser un año más para la industria de la moda y el calzado. Según el estudio The State of Fashion 2018, elaborado por McKinsey & Company, este año en curso se caracterizará, entre otras cosas, por la digitalización del sector. Para ayudar a las marcas del sector, McKinsey & Company ha identificado en este estudio las 10 tendencias clave que transformarán durante el presente año la industria de la moda textil y calzado y marcarán su futuro.

1.- «Predeciblemente impredecible»
McKinsey & Company aconseja a las empresas del mundo de la moda a acostumbrase a la agitación geopolítica y a la incertidumbre económica. Urge adaptarse a un entorno en constate cambio.

2.- «Reiniciar la globalización»
A pesar del auge de los nacionalismos y la retórica aislacionista, la globalización no se parará y continuará extendiéndose. Nos enfrentaremos a una nueva fase de la globalización caracterizada por la ausencia de fronteras, la conectividad y el intercambio de datos digitales.

3.- «Poder asiático»
Más de de la mitad de las ventas electrónicas de todo el mundo se producen en Asia y es en este continente donde residen dos tercios de los mayores operadores de venta online de todo el mundo. En este sentido, se espera que en 2018 estas empresas continúen ganando cuota de mercado y sigan innovando.

4.- «Perseguir la personalización»
La personalización será un factor muy importante para el consumidor. Los compradores de moda exigen, cada vez más, autenticidad y distinción en sus prendas. Las marcas deberán apostar por ofrecer experiencias personalizadas a sus clientes.

5.- «Se imponen las plataformas»
Los consumidores confían cada vez más en las plataformas online para realizar las primeras búsquedas de sus productos de moda, atraídos fundamentalmente por su amplia variedad de oferta. Estas plataformas seguirán creciendo durante el presente año, así como su uso, convirtiéndose en uno de los canales de venta más importantes. Las marcas no tendrán más alternativa que colaborar con ellas.


6.- «Obsesionados con el móvil»
A medida que la obsesión de los consumidores con los dispositivos móviles crece, los smartphones se convierten en una herramienta imprescindible para realizar las compras de moda. Las marcas se deben adaptar a esta realidad y habilitar sus portales para facilitar las ventas fáciles y seguras a través de ellos.

7.- «IA se vuelve real»
Las posibilidades en el sector de la moda derivadas de la aplicación de la inteligencia artificial (IA) son inabarcables. La sofisticación de esta tecnología va más allá de las áreas tradicionales y permite una nueva interacción más creativa entre cliente y marca.

8.- «Sostenibilidad creíble»
La sostenibilidad dejará de ser un dietario de iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa enfocadas a vender más para pasar a formar parte de un sistema integral y planificado en el que prime la economía circular, la transparencia y la ética empresarial. Cada vez más marcas planifican su producción de artículos de moda apostando por la reutilización y el reciclaje, gracias en gran medida a los avances tecnológicos desarrollados en los últimos años en esta materia.

9.- «Precios bajos»
A pesar de que la industria del lujo continúa creciendo, en 2018 se van a multiplicar las oportunidades para otros segmentos con un rango de precio inferior. El exceso de stock en un mercado saturado y el lento crecimiento económico favorecen la aparición de cadenas de venta de moda a bajo precio, sobre todo en los Estados Unidos, Europa y Asia.

10. «Filosofía startup»
Debido a la demanda acuciante de innovación por parte de la industria de moda, proliferarán las nuevas compañías de textil y calzado que emulan el modelo de colaboración, innovación y agilidad de las startups. Supone, al fin y al cabo, reivindicar el talento, nuevas formas de trabajar y una manera diferente de entender la empresa.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario