Javier Bustamante: «Un buen calzado puede prevenir lesiones»

| 10 mayo, 2013 | 1 Comentario

Javier Bustamante, presidente de la Asociación de Comerciantes de Calzado de Bienestar

En los últimos años cada vez es más frecuente encontrar un tipo de calzado confeccionado para evitar determinadas enfermedades y mejorar la comodidad del caminante, son los llamados zapatos de bienestar. Ante la proliferación de este tipo de calzado, un grupo de comerciantes decidió hace unos meses agruparse en torno a la Asociación de Comerciantes del Calzado de Bienestar para informar al consumidor sobre los beneficios de estos zapatos. Hablamos con su presidente, Javier Bustamante.

Revista del Calzado: ¿Cuál es el objetivo de la Asociación de Comerciantes de Calzado de Bienestar? ¿con qué intención nace?
Javier Bustamante: La asociación nace como iniciativa de un grupo de comerciantes que nos hemos especializado en este tipo de calzado. Y cuando digo que nos hemos especializado es porque no nos limitamos a vender, sino que nos preocupamos por las características del calzado e intentamos ofrecer a cada cliente lo más apropiado a sus características. Por otra parte, últimamente veníamos detectando que cada vez aparecen más marcas que dicen ser beneficiosas para determinados males, pero sin ningún fundamento científico, simplemente porque es un mercado emergente. En la asociación intercambiamos conocimientos, localizamos nuevos productos, tratamos con fabricantes, proveedores y con profesionales de la salud para poder estar al día y ofrecer a nuestros clientes siempre lo más adecuado.

R. del C.: ¿Con cuántos miembros cuenta en la actualidad? ¿Aproximadamente, cuántos comercios venden en España calzado de bienestar?
J. B.: En estos momentos somos una quincena de comercios los que estamos asociados. No le podría facilitar una cifra exacta de comercios que venden este tipo de calzado. Lo que sí le puedo decir es que en muchos casos lo venden como un zapato más. Sin querer desprestigiar a nadie, hemos visto casos de gente que ha comprado una determinada marca teniendo una dolencia para la que dicha marca está expresamente contraindicada. Probablemente, el vendedor no lo sabía, porque para él es simplemente un calzado más.

R. del C.: La asociación se constituyó en agosto de 2012. ¿Qué actividades o acciones ha desarrollado durante estos meses?
J. B.: Fundamentalmente hemos asistido a ferias y hemos mantenido contacto con fabricantes y distribuidores, ofreciendo nuestras experiencias y sugerencias. Al fin y al cabo, somos nosotros quienes estamos en contacto con el cliente final y muchas veces detectamos pequeños fallos o mejoras que se pueden aplicar. También hemos contactado con organismos tecnológicos para mejorar nuestra formación. Y, muy importante, intercambiamos nuestras experiencias.

«el calzado de bienestar es el que no solamente es cómodo, sino que puede ayudar a mejorar determinadas patologías o evitar que se produzcan»

Revista del Calzado: ¿Cómo definiría el «calzado de bienestar»? ¿Qué características debe tener un zapato para considerarse así?
Javier Bustamante: Yo creo que el calzado de bienestar es el que no solamente es cómodo, sino que puede ayudar a mejorar determinadas patologías o evitar que se produzcan. Por eso es muy importante que el comercio esté especializado para recomendar una marca u otra. Y, ante la duda, ofrecer la información al cliente para que su profesional de la salud (fisioterapeuta, médico, podólogo, traumatólogo, etc.) le indique si son o no apropiados a su dolencia. Porque, lo que para una persona puede ser un calzado de bienestar, para otra puede ser contraproducente.

R. del C.: ¿Qué cuota aproximada de las ventas totales de calzado en España corresponde a zapatos de bienestar?
J. B.: No sabría darle una cifra determinada. Lo que sí es cierto es que estamos muy por debajo de otros países, como Alemania, Suiza, Austria o los Estados Unidos. En parte, porque suele ser un calzado algo más caro que otros y en parte porque la crisis ha afectado a muchos emprendedores que, incluso teniendo proyectos de fabricación de este tipo de calzado, no se han lanzado al mercado, bien por temor a una escasa respuesta de los clientes o por las dificultades para conseguir la financiación necesaria. En la asociación conocemos casos concretos en este sentido. Por otra parte, algo parecido pasa con los importadores, que se limitan a traer pequeñas cantidades, ante el miedo de quedarse con el stock sin vender.

R. del C.: ¿A qué cree que se debe el auge en los últimos años de este tipo de calzado? ¿Considera que se trata de una moda pasajera?
J. B.: No creo que sea una moda pasajera, sino todo lo contrario. Las modas cambian y la moda ha maltratado mucho los cuerpos, sobre todo de las mujeres. Cada día vemos pies deformados por el uso de calzado inapropiado, espaldas que sufren a cada paso, esguinces… Yo creo que es una cuestión de educación. Y para ello funciona mucho la experiencia de los usuarios, que van recomendando a sus conocidos este tipo de calzado. También los propios fabricantes de calzado de bienestar van mejorando la estética, lo que hace que personas reticentes a su uso porque los consideraban «feos», vayan sumándose a esta tendencia.

R. del C.: Un mal calzado puede causar lesiones (juanetes, alergias, dolores de espalda, etc.), pero, realmente, ¿un buen calzado puede curarlas?
J. B.: Todo es muy relativo. Lo primero que hay que pensar es que un buen calzado puede prevenir esas lesiones. Un juanete no se va a curar con un calzado, pero sí que podemos conseguir evitar o disminuir la molestia. Lo mismo pasa con otras afecciones. No hace mucho tuvimos el caso de una clienta a la que iban a operar de varices. Con el calzado adecuado, consiguió activar la circulación y reducir el tamaño de las varices, de forma que el médico le dijo que, por el momento, no veía necesaria la intervención. La clienta vino a contárnoslo y a agradecernoslo. Y no es un caso único. Muchas veces nos sentimos satisfechos por clientes que vienen a contarnos casos en los que les ha dejado de doler la espalda, la rodilla, los pies…

R. del C.: ¿Cree que el calzado puede ayudar a adelgazar?
J. B.: Hay zapatos que sí que pueden ayudar. El motivo es muy sencillo: conseguir que al caminar se consuman más calorías que con un zapato normal. Esto puede lograrse con un calzado que haga trabajar más la musculatura, con un calzado con suelas lastradas…, en fin, que sí es posible. Al final, para adelgazar, se trata de consumir más calorías que las que se ingieren. Algunos tipos de zapatos lo que hacen es simplemente hacernos consumir más calorías. Pero si seguimos comiendo en abundancia, engordaremos más lentamente, pero el simple uso del zapato no nos va a hacer adelgazar.

«El problema de los «productos milagro» es que se les tolera anunciar supuestos beneficios, sin ningún tipo de base científic

Revista del Calzado: ¿Qué diferencia al calzado de bienestar que ustedes defienden de los llamados «productos milagro» (aquellos que prometen unos beneficios poco o nada contrastados científicamente)?
Javier Bustamante: El problema de los «productos milagro» es que se les tolera anunciar supuestos beneficios, sin ningún tipo de base científica. Para ello, en los Estados Unidos son muy estrictos y recientemente dos grandes marcas han sido sancionadas con multas millonarias, no por no cumplir lo que prometían, sino por no poder demostrarlo. Hay diversos organismos científicos que estudian el calzado o grandes profesionales que también lo hacen y pueden certificar si cumple lo que realmente promete. En la asociación exigimos que lo que vendemos haga aquello que dice que hace.

R. del C.: ¿Qué importancia tiene el I+D+i para el calzado de bienestar?
J. B.: Evidentemente, mucha. Las grandes marcas de calzado de bienestar no han surgido de la nada, sino en muchos casos de centros de investigación. Se pueden tener intuiciones, pero sin una buena investigación, un buen desarrollo y una buena innovación no se llega a un producto 100 por cien aceptable. Muchas veces un mero cambio de material logra aportar mejorar sustanciales. Hoy en día, con el desarrollo de nuevos materiales, los fabricantes tienen también que estar al día para no quedarse obsoletos. Calzados que hace unos años eran lo mejor de lo mejor en beneficios para la salud, han sido superados. .

R. del C.: ¿Cómo ha afectado la actual crisis económica al sector del calzado de bienestar?
J. B.: La crisis está afectando gravemente al sector del calzado. Son numerosos los comercios que están cerrando o se están manteniendo a duras penas. Cuando tenemos un país con más de 6 millones de parados, es normal que cada vez haya más personas al límite de la subsistencia y forzosamente tienen que hacer durar no sólo sus zapatos, sino todas sus posesiones (ropa, electrodomésticos, muebles, etc.).

Share

Tags: , ,

Categoría: Entrevistas

Comentarios (1)

  1. Buenas tardes,
    con gran interés he leído su articulo.
    Como me he estrenado en el diseño del calzado para el bienestar, le quiero presentar nuestra novedosa sandalia, que está basado en Reflexología zonal. se llama YolSandals.
    La avala la experimentada terapeuta Lina Rodríguez Conde de Madrid, que durante el proceso de la creación me guió en cada momento en dar con las formas adecuadas al modelar la planta.
    Le quiero invitar echar un vistazo a nuestra web: http://www.yolsandals.com, para poder darle toda la información al respecto. Si así lo quisiera, estaríamos encantadas de enviarle un par en su talla para que pueda probar sus múltiples beneficios.
    Agradeciéndole su interés y esperando su respuesta,
    le saluda,
    Astrid Weissenborn

Dejar comentario