Mephisto, una marca con mucha historia y futuro

| 21 noviembre, 2018 | Comentario

Tras más de medio siglo de trayectoria la firma francesa de calzado Mephisto ha conseguido ser una de las marcas de calzado más prestigiosas del mundo. Presente en 80 países, cuenta con 900 tiendas propias y opera en más de 1.800 puntos de venta. Mephisto se ha propuesto ampliar su presencia en España y ha inaugurado un nuevo showroom en Barcelona.

La historia de Mephisto comienza hace más de 50 años, concretamente en 1965, año en el que el fundador de la marca, Martin Michaeli, regresa a Francia tras seis años trabajando en una fábrica de los Estados Unidos. Gracias a la experiencia adquirida durante este período, aprendiendo las nuevas técnicas de producción que se desarrollaban en América e invirtiendo todos sus ahorros, creó en su país de origen su propia empresa con un objetivo muy claro: fabricar una marca de calzado femenino basado en el confort. Los primeros modelos de esta marca, que en un principio se comercializaba bajo el nombre de Michaela, fueron unos mocasines confeccionado con una innovadora técnica, que ya entonces anticipaba la seña de identidad de la marca: la tecnología aplicada al diseño y la comodidad.

Al poco tiempo, Martin Michaeli cambia el nombre a la marca, inspirándose en el personaje de Goethe de Fausto, por el de Mephisto. Bajo esta nueva nomenclatura, el fundador de la marca, de tan solo 28 años de edad, comienza a producir sus nuevos modelos en una pequeña fábrica de Sarrebourg (Francia) en la que trabajaban poco más de 20 empleados y en la que se utilizaba la maquinaria más moderna en cuanto a confección de zapatos disponible por aquel entonces. En apenas unos años, la producción de Mephisto aumentó poco a poco, pasando de fabricar 80 pares en 1965, 420 en 1967 y 1.200 en 1969. Su plantilla también creció hasta superar el medio centenar de trabajadores a finales de los sesenta.

Los setenta traen el diseño
La llegada de la década de los setenta trajo consigo una renovación de los diseños de Mephisto. Sus ya clásicos mocasines comenzaron a innovarse con siluetas más atrevidas y modernas, con distintos tipos de tacón y nuevos materiales y colores. En estos años los responsables de la marca entendieron que la apuesta por el diseño y la moda era una estrategia imprescindible para mantenerse en un mercado cada vez más dinámico; eso sí, sin cambiar su líneas más características que aportaban personalidad a cada modelo. También en estos años, Mephisto lanza su línea Raglers, una combinación de calzado de calle y zapatilla deportiva, que utilizaba una revolucionaria suela de látex y un nuevo tipo de cordones. Este modelo mezcló por primera vez dos estilos hasta ahora contrapuestos, el calzado deportivo y el calzado formal de cuero; y alcanzó con él un enorme éxito de ventas, sobre todo en Alemania. Animados por la gran aceptación de las Raglers en el país germano, Mephisto decidió a mediados de los setenta lanzarse a la conquista de los mercados internacionales. Primero fueron Suiza y Austria, pero al poco tiempo la compañía ya estaba presente en mercados más exóticos, como Japón o Sudáfrica.

Evolución tecnológica
Las Raglers evolucionaron hasta convertirse en las Trampolins, un nuevo tipo de calzado inspirado en la mezcla elegancia y deportividad, pero que en esta ocasión incorporaba un innovador tacón amortiguador. A comienzos de los ochenta, este calzado se popularizó sobre todo para la práctica de actividades al aire libre y fue, nuevamente, un éxito de ventas. Esta década fue también la época de la popularización del calzado de trekking y del cosido Goodyear. Con este tipo de calzado, duradero, deportivo y de gran calidad, Mephisto conquistaría por fin el mercado estadounidense.

En estos años, Mephisto ya empleaba en su fábrica de Sarrebourg a más de 400 trabajadores y producía diariamente más de 3.500 pares; además, la empresa podía presumir de haberse consolidado en los mercados internacionales como una marca reconocible para el consumidor, gracias a su acertada combinación de calzado deportivo y formal, así como por la incorporación de los últimos avances en biomecánica y amortiguación (suelas antideslizantes, interiores anatómicos, cámaras de aires, etc.)

Control de la distribución e internacionalización
También a principios de los ochenta se produjo un nuevo hito en la historia de Mephisto. En 1982 se inauguró la primera tienda propia de la marca en Mannheim (Alemania), dando el primer paso para, además de producir sus zapatos, controlar la distribución de estos. Las tiendas monomarca en esta época eran rarísimas y supuso una enorme revolución en el mercado de la distribución en Europa. Este modelo de tienda no se implantaría en Francia hasta 10 años después.

La década de los noventa recibió a Mephisto con nuevos retos. Su meteórica expansión internacional, con la apertura de filiales en Tokio (Japón) y Los Ángeles (Estados Unidos), obligó a la empresa a buscar nuevos centros de producción más allá de Francia. De este modo, Mephisto aterrizó en Viana do Castelo (Portugal) para abrir una unidad de producción, equipada con la más moderna tecnología, de 17.000 metros cuadrados y capacidad para fabricar más de 11.000 pares diarios.

A finales de esta década, Mephisto también viajó hasta China, pero, al revés que el resto de empresas que deslocalizaban allí su producción, la marca francesa fue a Asia para vender sus propios pares. De esta manera, en 1999 Mephisto abrió en China su primera tienda, seguros de que la mezcla de confort y calidad lograrían seducir al consumidor chino. No se equivocaron. Hoy en día, Mephisto está presente en más de 110 tiendas chinas en ciudades como Shanghái, Pekín y Shenzhen.

Mephisto, hoy
En la actualidad Mephisto es una de las marcas de calzado de calidad, diseño y confort más populares internacionalmente. Alrededor del 80 por ciento de su producción lo destina a la exportación y ya está presente en 86 países de todo el mundo y cuenta con cerca de 900 tiendas propias, así como en más de 18.000 puntos de venta multimarca. Su oferta de zapatos se organiza en cinco líneas principales en función de las tecnologías que aplica y de los beneficios que aporta al usuario: Mephisto, que utiliza la tecnología Soft Air; Mobils, especializada en anchos especiales y posee una plantilla intercambiable; Sano, calzado de suela curva; Allrounder, que destaca por su amortiguación para disfrutar del tiempo libre, y Nature is Future, su línea eco.
A pesar de ser una compañía bien implantada en nuestro país, Mephisto se ha propuesto seguir expandiéndose en España. Para ello se han marcado como objetivo inmediato crecer en los próximos tres años por encima de los dos dígitos. A esta tarea ayudará el nuevo showroom recientemente inaugurado por Mephisto en Barcelona (travessera de Gracia, 30, 4ºD), desde el que atenderán a los clientes nacionales y les ofrecerán un servicio backoffice.

TwitterFacebookGoogle+Compartir

Tags: , ,

Categoría: Reportajes

Dejar comentario

GalleryShoes