texprocess

La industria española del calzado teme un futuro desplome de las exportaciones

| 29 febrero, 2024 | Comentario

Las exportaciones españolas de calzado alcanzaron el pasado año una cifra récord en términos de valor (+6,6 %). Sin embargo, en cuanto al volumen, España vendió en 2023 una cantidad casi idéntica de pares que en 2022 (-0,2 %). Esto supone que en 2023 se exportó menos número de pares, aunque a un precio superior, una circunstancia que seguramente se explique por la elevada inflación que ha provocado que el valor de las ventas al exterior de zapatos nacionales se dispare hasta niveles que superan ampliamente los habituales antes de la crisis de la covid-19.

«Más allá de las cifras, en las empresas existe una gran preocupación por la situación que atraviesa el sector como consecuencia, principalmente, de la caída del consumo, la inflación y el difícil clima internacional generado por todos los eventos geopolíticos actuales», explica Imanol Martínez, director de Internacionalización y de Marketing de la Federación de Industrias del calzado de España (FICE).

Por otro lado, el portavoz de la federación del calzado destaca que «es necesario analizar los datos por semestres para hacernos una idea real de lo que ha ocurrido en el sector. En los seis primeros meses del año se produjo una situación inesperada, con datos positivos tanto en pares vendidos (+1,7 %) como en valor (+14,4 %). Estos datos superaban las expectativas de los empresarios, que ya avisaron por entonces que la situación se agravaría a partir del segundo semestre». Y estaban en lo cierto, ya que  las exportaciones del segundo semestre cayeron un 2,3 % en pares y un 0,3 % en valor respecto al mismo periodo de 2022.

En resumen, después de un buen rendimiento en 2022 y el primer semestre de 2023, la segunda mitad del año mostró un cambio de tendencia. Las exportaciones, que habían experimentado un crecimiento en el primer semestre, se desaceleraron en el segundo, reflejando el impacto del deterioro del consumo y las condiciones económicas y climáticas adversas. Así las cosas, de cara a 2024 las empresas son muy prudentes ya que se espera que las exportaciones sigan cayendo.

Una vez que finalizó el rebote poscovid, el ritmo de las ventas del calzado disminuyó notablemente, comenzando en primavera y agravándose en el último trimestre

Una vez que finalizó el rebote poscovid, el ritmo de las ventas del calzado disminuyó notablemente, comenzando en primavera y agravándose en el último trimestre, ya que a la subida de la inflación y la caída de las rentas familiares se sumaron las consecuencias de los efectos del cambio climático con temperaturas extremadamente altas. Y sin olvidar los graves efectos de la situación geopolítica internacional.

Exportaciones por países
Por países, las ventas cayeron en la mayoría de nuestros principales compradores. En Francia, principal destino del calzado español en la UE, el volumen de ventas ha caído un 2,1 % y en Alemania, se desplomaron un 11 %. En cambio, como dato positivo, en Italia las ventas subieron.

Fuera de la UE, el peor resultado se encuentra en Norteamérica con caídas significativas en Estados Unidos (-26 %), Canadá (-29 %) y México (13 %). «Reino Unido sigue descendiendo en el ranking y tampoco conseguimos frenar la caída. Y junto a ello, seguimos lejos de recuperarnos en los mercados asiáticos, como Japón, China o Corea del Sur», señala Martínez.

En cuanto a las importaciones de calzado en 2023, las compras en el exterior superaron los 4600 millones de euros. Este dato refleja un crecimiento en valor del 1,6 % respecto a 2022. En volumen, se importó 317,7 millones de pares lo que refleja una caída del 3,2 % frente a 2022. China sigue siendo el principal proveedor de calzado a España pero disminuye su peso sobre el total, situándose en el 57 % del total de pares importados.

Share

Tags: , , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario