Los sectores europeos TCLF exigen más ayudas para profundizar en su transición verde

| 5 julio, 2022 | Comentario

El futuro de las industrias europeas del textil, las prendas de ropas, el cuero y el calzado (conocidas por las siglas TCLF) pasa inevitablemente por ser cada vez más verde y digital. Esta fue la principal conclusión alcanzada en la reunión mantenida en el pasado 4 de julio en Bruselas (Bélgica) entre representantes de las patronales europeas de calzado (CEC), curtidos (Cotance), textil (Euratex) y el sindicato europeo IndustriAll con miembros de la Comisión Europea.

Del encuentro resultó una declaración conjunta en la que se solicita más ayudas de la Unión Europea para que los sectores TCLF puedan ser «más resistentes, sostenibles y digitales» y poder «fomentar la producción y el consumo sostenibles en el mercado interior de Europa». El objetivo es garantizar que para 2030 todos los productos de textil, calzado y cuero comercializados en la Unión Europea sean «duraderos y reciclables». Además, esta estrategia incluye nuevos requisitos de diseño para productos textiles y de cuero, información más clara sobre productos y un pasaporte de producto digital, medidas todas ellas para abordar la transición verde y desalentar la destrucción de artículos no vendidos o devueltos.

Por su parte, los socios del consorcio TCLF solicitaron a la Comisión Europea mayor financiación, incentivos legales y apoyo para ayudar a los sectores europeos del textil, el calzado y el cuero a descarbonizar su producción y volverse más circulares, así como iniciativas para garantizar que los trabajadores tengan una formación adecuada de cara al futuro.

«La digitalización y la sostenibilidad pueden marcar la diferencia a la hora de maximizar la producción eficiente de sus productos de alta calidad, pero se necesita tanto el apoyo público como la sensibilización de los consumidores.»

Según Carmen Arias, secretaria general de CEC, «las empresas de calzado están reinventando sus estrategias comerciales para hacer frente al entorno en rápida evolución y los escenarios políticos y económicos adversos. La digitalización y la sostenibilidad pueden marcar la diferencia a la hora de maximizar la producción eficiente de sus productos de alta calidad, pero se necesita tanto el apoyo público como la sensibilización de los consumidores. Además, cualquier propuesta legislativa debe considerar la complejidad de un zapato: su diseño, variedad de materiales y procesos, para tener éxito».

«El cuero es el mejor ejemplo de un producto de economía circular, ya que es el resultado del reciclaje de un residuo ineludible de la producción de carne. Al hacerlo, los curtidores europeos crean riqueza y puestos de trabajo»

Por su parte, el secretario general de Cotance, Gustavo González-Quijano, señala que «el cuero es el mejor ejemplo de un producto de economía circular, ya que es el resultado del reciclaje de un residuo ineludible de la producción de carne. Al hacerlo, los curtidores europeos crean riqueza y puestos de trabajo para toda la cadena de valor. ¿La transición verde? ¡Es nuestro ADN! Y el cuero puede y será aún más sostenible, pero esto debe hacerse de la mano de nuestros reguladores y partes interesadas».

Leer completa la declaración conjunta (pdf en inglés):
AQUÍ

Share

Tags: , ,

Categoría: Actualidad

Dejar comentario